jueves, 12 de julio de 2018

Niños adoradores


Buenos días Jesús,

Quisiera contarte algunas cosas ahora que estamos solos pero antes quiero decirte que te quiero, que eres mi amigo de verdad. 

Gracias por dar tu vida por mi.  
Gracias por estar aquí en el sagrario. 
Gracias por haberme creado. 
Gracias por todo lo que me das. 
Gracias por quererme tanto. 
Gracias porque siempre me escuchas. 
Gracias por cuidar de mi. 
Gracias porque si no tuviéramos sacerdotes no estarías aquí en el sagrario. 

Mejor no te cuento nada, Tú lo sabes todo. 

Sólo venía a decirte que te quiero.