Obra de misericordia espiritual. Ofrecimiento del dolor por los pastores de la Iglesia

Obra de misericordia espiritual. Ofrecimiento del dolor por los pastores de la Iglesia

sábado, 20 de mayo de 2017

Especial Pequeñas Escudos. Soy Dominica



Queridas niñas,

Hoy me dirijo a vosotras en exclusiva.

Ya sabéis que los Escudos de Santa María es una obra de misericordia espiritual a favor de nuestros sacerdotes pero también quiero que sepáis que vosotras también podéis, al igual que ellos, sentir la llamada de Dios para servirle y entregarle vuestra vida.

Vamos a iniciar pues una sección de Pequeñ@s Escudos en la que iremos conociendo también la vocación a la vida religiosa o consagrada de las mujeres.

Hay muchas congregaciones o familias de religiosas en el mundo cuyos carismas son instrumentos del Espíritu Santo , que es Amor, para enriquecer la Iglesia. 

La vocación de todos los cristianos es el amor.

Hoy en día están apareciendo nuevas congregaciones que atraen a muchas personas, gracias al Espíritu Santo que ayuda a la Iglesia en todas las épocas.

Hoy os traigo un precioso vídeo informativo de las Monjas Dominicas que espero os guste tanto como a mi. La Orden de Predicadores (dominicos) es muy antigua y también existe para las mujeres. Su carisma podríamos decir que les lleva a predicar, explicar y defender la Palabra de Dios por todo el mundo. Las monjas dominicas tienen 2 ramas: monjas de clausura (no salen del convento) y monjas que se dedican a la oración y predicación en colegios, hospitales, etc. Para la familia dominicana es importante estar presente en aquellos lugares donde no está la Iglesia aún.

Cuando Dios llama a una persona dándole vocación a la vida religiosa le da la ayuda necesaria para poder llevar a cabo su vocación. Esto es importante porque a veces parece imposible vivir en la clausura de un convento pero las religiosas con esta vocación son muy felices.

Todas las monjas contemplativas de cualquier congregación hacen una gran labor de oración a favor de los sacerdotes, como queremos hacer nosotros, los Escudos de Santa María

 ¡Gracias Espíritu Santo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario