viernes, 3 de marzo de 2017

Un corazón contrito y humillado, oh Dios, no lo desprecias


Dios quiere el sacrificio de un espíritu contrito,
Un corazón contrito y humillado, oh Dios, no lo desprecias.
(Sal 50, 19)

No hay comentarios:

Publicar un comentario