domingo, 5 de febrero de 2017

Pensamientos. Madre Teresa de Calcuta



La pobreza es necesaria porque trabajamos con los pobres. Cuando se quejan de la comida, podemos decir: "Nosotras comemos lo mismo". Ellos dicen: "Anoche hacía tanto calor que no pude dormir". Nosotras podemos responder: "También nosotras pasamos mucho calor". Los pobres tienen que lavarse la ropa e ir descalzos: nosotras también. Nosotras tenemos que bajar hasta ellos y elevarlos. El corazón de los pobres se abre cuando podemos decir que vivimos de la misma manera que ellos. A veces sólo tienen un cubo de agua. Lo mismo nos pasa a nosotras. Los pobres tienen que someterse a una disciplina; nosotras también. Nuestro alimento y vestido, todo lo que poseemos debe ser como lo de los pobres. Nosotras no ayunamos. Nuestro ayuno es comer lo que recibimos. (TS, p. 57)

Madre Teresa de Calcuta