sábado, 14 de enero de 2017

Los sábados con la Virgen María. Cuando seas mayor aprenderás a rezar

Cuando seas mayor...



Querid@s niñ@s y familias,

Vamos a retomar hoy nuestra sección Los sábados con la Virgen María hablando de algo muy importante, la oración.

En los Escudos de Santa María nos encontramos muchas veces con personas que consideran que los niños no son capaces de orar y tenemos que oir frases como esta: "es un niño muy pequeño, sólo tiene cinco años, no sabe rezar..."

Esto es terrible y desgraciadamente muy habitual. Es, también, un fallo muy grande que cometemos los mayores, esto es, creer que a los niños hay que enseñarles a rezar, a amar a Dios y a la Virgen María a partir de cierta edad y, peor aún, sólo en la catequesis de la parroquia, delegando en otras personas las tareas propias de los padres.

Esto entristece mucho a nuestra Madre, la Virgen María. Ella enseñó a su Hijo Jesús a rezar desde que nació y Jesús vió a sus padres rezar siempre puesto que ellos oraban siempre, en todo momento. La Virgen María y San José hacían de su vida una oración constante.

Mi abuelo me decía "cuando tu padre era pequeño le decía esto: cuando seas mayor comerás huevo" ¿qué quiere decir esto? Quiere decir que en ese momento había escasez de alimentos a causa de la guerra y comer un huevo era un privilegio reservado al padre de familia ya que tenía que trabajar duro para sacar a la familia adelante y tenía que alimentarse bien. Los niños, si querían huevo tenían que esperar a hacerse mayores.

De la misma manera ahora hay padres que dicen "cuando seas mayor aprenderás a rezar" que es lo mismo. Sin embargo, a veces a estos padres no les parece que el niño sea pequeño para apuntarle a clases de matemáticas con un método famoso para niños/bebé, o a clases de idiomas desde la guardería porque ya se sabe que los niños, cuanto más pequeños, mejor aprenden un idioma...

Queridos niños y queridos papás: a orar se aprende desde que se nace, primero con el ejemplo de los padres o abuelos, tíos... y rezando en familia, bendiciendo la mesa antes de comer, etc.

Niños, no tengáis miedo de pedir a vuestros padres que os enseñen a rezar, si ellos no pueden por cualquier causa, pidámosles libros adaptados a nuestras edades que nos pueden ayudar mucho, películas acerca de la vida de Jesús, entrar un momento en la iglesia a saludar a Jesús y a la Virgen María, etc. y después, en cuanto podáis, podréis acudir con vuestros padres o algún familiar a vuestra parroquia y apuntaros a la catequesis y todas las actividades que podáis para continuar vuestra formación en la Fe.

No hay que perder la esperanza, si nada de esto es posible, hablemos con la Virgen María. Ella escucha nuestro corazón ¿os acordáis? Donde está Jesús está la madre y Jesús está en nuestro corazón. Ella no se va a olvidar de nosotros porque somos sus hijos y acudirá en nuestra ayuda.

Haciendo esto haremos muy feliz a nuestra Madre, la Santísima Virgen.


No lo dudéis niñ@s:


Son vuestras oraciones 
preciosas ofrendas de amor 
que los ángeles del cielo suben 
hasta el trono de Dios.    

No hay comentarios:

Publicar un comentario