Obra de misericordia espiritual. Ofrecimiento del dolor por los pastores de la Iglesia

Obra de misericordia espiritual. Ofrecimiento del dolor por los pastores de la Iglesia

domingo, 1 de enero de 2017

1 de enero. María, Madre de Dios


Querid@s Pequeñ@s escudos,

¿Os acordáis que hace un par de días estuvimos hablando del Amor de Dios y de Jesús, el amigo que nunca falla? Pues bien, hoy vamos a hablar del amor de la Virgen María que es Madre de Dios, Madre de la Iglesia, Madre de los sacerdotes, Madre nuestra y también es la Madre que nunca falla. Acabo de hacer unas estampas que espero os gusten (estas no se encuentran en los comercios pero las podemos hacer nosotros ¿por qué no?)


 
Ayer vimos que aunque un amigo pueda abandonarnos allí está Dios que nunca nos abandonará. La Virgen María es nuestra madre. Es un regalo maravilloso de Dios para toda la humanidad. En las Sagradas Escrituras Dios nos ha dicho que aunque una madre nos abandonara, Él nunca nos abandonará pero esto no hacía referencia a nuestra querida madre, la Santísima Virgen porque ella, que es la más bendita entre las mujeres, la llena de gracia y quien Dios mismo creó para que fuera la Madre de Jesús, la hizo perfecta y sin pecado y por esta razón nunca nos abandona, porque es todo amor. Este amor que nos tiene nuestra madre es un amor sin medida, ama incluso a los que a ella no la aman. Ella siempre dijo Sí a Dios. Acogió a Jesús como su madre y estuvo con Él siempre hasta el último momento, incluso en el momento de su muerte en la Cruz aunque le costó un gran sufrimiento. 



Es la madre que nos consuela cuando estamos tristes, y es feliz cuando somos felices y, lo más importante, es quien nos lleva y acompaña durante toda nuestra vida hacia Jesús.
 
Acordémonos de recurrir a ella siempre que la necesitemos pues nos ama y desea ayudarnos, ella es la Madre que nunca falla! y sobretodo, acudamos a ella todos los días para pedirle su bendición y su protección para nuestro sacerdote, rezando tres avemarías por la pureza de su cuerpo y de su corazón y otras oraciones como el "Acordaos", el "Santo Rosario" o "Bajo tu amparo" para implorar su defensa ante el enemigo.

¡Ave María Purísima, sin Pecado Concebida! 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario