domingo, 24 de abril de 2016

Un mandamiento nuevo


Sacerdote

..............................................


Señor Jesús,

Tú que lloras por los pobres y desvalidos, por los desterrados,  las viudas y  los huérfanos, por los perseguidos por tu causa.
Tú que sufres por los enfermos y desconsolados.
Tú que das tu gracia a  los sencillos y humildes de corazón.
Tú que has querido ser amado en los que sufren, has escogido  a los que en este mundo son pobres y nos has dicho:
 “Pedid, y se os dará”
Ten Misericordia y pon tus purísimos ojos en este sacerdote cuyo nombre Tú pronunciaste, y por tu ardiente amor hacia la Santísima Virgen María, Madre tuya y Madre de los sacerdotes, te ruego lo guardes en tu Corazón traspasado, para que no sufra daño alguno y sea siempre fiel a su ministerio.
Santifícalo y dale la victoria sobre el enemigo.
Y aunque nada soy y nada tengo, te suplico aceptes por él lo poco que puedo ofrecerte: los pequeños o grandes sufrimientos y sacrificios de cada día, mi enfermedad, mi dolor, mi humilde oración,  mi soledad y tristeza, mi pobreza y mi sincero amor

Amén



"Os doy un mandamiento nuevo: 
que os améis unos a otros; como yo os he amado, 
amaos también unos a otros"
(Jn 13,34)

Escudos oferentes

No hay comentarios:

Publicar un comentario