domingo, 20 de diciembre de 2015

Navidad misionera


La Navidad debería ser la gran fiesta misionera. Después de tantos siglos de espera, en la plenitud de los tiempos se hace ser humano y nace en la tierra el Hijo mismo de Dios. Él va a ser el primer misionero. De lo que hará y de lo que dirá ese niño, convertido ya en hombre adulto, vivirá la misión de los apóstoles, la misión de la Iglesia que Él fundó, la misión de cada uno de los que, como la anciana del templo, han recibido de Dios el gran regalo, la gran gracia de creer en Él.

"Hablaba del Niño a todos los que esperaban la salvación" (Lc 2,38)

www.editoriallamilagrosa.net

No hay comentarios:

Publicar un comentario